Colombia: ¿Está saliendo petróleo por lavamanos en Lebrija? Esta es la historia del video

Un video viral asegura que el derrame de más de 23.000 barriles de petróleo sobre el caño Muerto y la quebrada La Lizama (Santander) afectó el agua potable del corregimiento de Lebrija (Santander). El video no es falso, pero no corresponde al desastre.

En los últimos días, ha circulado un video en el que se ve agua oscura (similar a la que hemos visto circulando del Caño Muerto y la quebrada La Lizama, contaminados por 24.000 barriles de petróleo vertidos a su cauce), saliendo de un grifo que supuestamente está en Lebrija, Santander.

El video ya tiene 99.700 reproducciones y 6.8 mil retweets, pero muchos desmienten el video diciendo que es imposible que el derrame de crudo en La Lizama, que ya afectó 24 kilómetros de fuentes hídricas, alcance el agua potable de Lebrija. Entonces, ¿el video es falso?

Según lo que El Espectador pudo constatar, el video es verdadero, y sí es en Lebrija (Santander) pero no tiene que ver con el desastre del bloque La Lizama 158.

La situación presentada en el video corresponde a una sola casa, en el sector de Las Casetas, en Lebrijas. En el resto del municipio (que tiene unos 25.000 habitantes solo en el casco urbano, es decir, sin contar a las personas de las 60 veredas de Lebrija). Cuando se subió el video a Facebook, la afectada escribió esto: “Queridos Lebrija esta es el agua que está llegando para las casetas que estará pasando se reventaría algún tubo pero pregunto quién descontamina las tuberías por favor no creo que nos merecemos porquería de agua creo que merecemos agua limpia por favor”.

La afectación en el servicio de agua potable no tiene que ver con el derrame de 23.440 barriles de petróleo, agua y gases que se ha esparcido a lo largo de 24 kilómetros del caño Muerto, la quebrada la Lizama y el río Sogamoso, durante 22 días. Incluso, como contó El Espectador, miembros del movimiento ambiental de la región y algunos pescadores han visto visos iridiscentes en la desembocadura del Sogamoso en el Magdalena.

El acueducto de Lebrija se abastece de dos fuentes principales: la represa Piedras Negras y el pozo El Águila. Además, la entidad es parte de la red del Acueducto Metropolitano de Bucaramanga, que le presta algunos servicios. Según aclararon en un tuit publicado hoy, las fuentes hídricas se encuentran intactas.

Lebrija, entre otras, es un municipio que desde hace 20 años sufre de desabastecimiento de agua potable. Hoy en día, a las casas de Lebrija llegan entre 35 y 40 litros por segundo. La promesa de la Gobernación de Santander y la alcaldía del municipio es que, a través del Acueducto Metropolitano de Bucaramanga, se inviertan 21.000 millones en un nuevo tanque y en la ampliación de la red de tuberías hasta Girón (Santander), de modo que se abastezca de agua tanto a Girón como a Lebrija.

Por lo tanto, la afectación en la casa debe tener otra causa, y es la Empresa Pública de Servicios Públicos Domiciliarios de Lebrija (no Ecopetrol) quien debe responder.

El señor Álvaro Moreno, propietario del Hotel Valle de los Ángeles, en la esquina del parque principal de Lebrija, dice que el agua está llegando “transparentica”. Lo confirmó Lizeth Alcalá, otra empresaria turística que dice que hace dos días se vio “marroncita” por unas horas, pero que eso le sucede a menudo, y que en el momento de nuestra llamada, el agua parecía limpia, como constató al abrir la llave.

Oscar Sampayo, un politólogo de la Universidad Industrial de Santander que investiga los 50 años de actividad petrolera en La Lizama desde hace unos años, publicó un mapa que muestra otra de las razones por las que el acueducto de Lebrija no se vio afectado por el derrame de La Lizama.

“Lebrija está a 1.055 metros sobre el nivel del mar y la tragedia ocurre en el corregimiento de La Fortuna, que está a nivel del mar. Es imposible que el petróleo suba mil metros para contaminarlo. Por pura ley de gravedad, es imposible”, dijo Sampayo a El Espectador. En otras palabras, el río tendría que correr al revés para que el crudo derramado subiera hasta el río Lebrija, o hasta la represa Piedras Negras y contaminara el agua potable de Lebrija.

Que el video desinforme no significa que el desastre ambiental de La Lizama sea poca cosa. Se ha dicho que es el peor desastre ambiental de Colombia en los últimos 100 años. Sin embargo, cabe aclarar que no es cierto que sea el desastre ambiental haya ocurrido gracias al fracking. Aún no se conocen las causas del derrame, aunque la hipótesis de la empresa es que un temblor en Zapatoca (Santander) aumentó la presión dentro del pozo Lizama 158, que estaba sellado desde el año pasado, y el petróleo se escurrió hacia el caño La Lizama. Según la página de información sísmica del Servicio Geológico Colombiano, los sismos que se registraron ese día sucedieron en Los Santos y Vélez (Santander). Pero, de nuevo, la situación no está del todo clara.

Mientras la empresa no comunique las causas del desastre (que según el director de la Corporación Autónoma Regional de Santander-CAS, Juan Gabriel Zapata, empezó con el brote de una columna líquida de petróleo de 10 metros de altura) la deuda de Ecopetrol con las autoridades ambientales, las familias reubicadas, los 24 kilómetros de río contaminado, los pescadores cuya economía dependía de esos caños, y las miles de especies de flora y fauna afectadas, seguirá vigente.

Fuente: www.elespectador.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *