Chile: industria petrolera se prepara para un renacimiento

Los productores de petróleo están ordenando más equipos y preparando plataformas de perforación para fines de este año, de acuerdo a altos ejecutivos de la industria, lo que indica que la actividad internacional está repuntando.

Los jefes ejecutivos de Schlumberger Ltd. y Baker Hughes, propiedad en parte de General Electric Co., señalaron que los clientes están siguiendo adelante con grandes proyectos e incluso preparándose para aumentar la exploración de otros a futuro.

“La recuperación internacional empezó finalmente”, aseguró el jefe ejecutivo de Schlumberger, Paal Kibsgaard, durante la videoconferencia sobre ingresos de la compañía con analistas. “La acumulación de proyectos de perforación integrados es la mayor que hemos visto”.

Durante el último año, la actividad petrolera global se ha dividido en dos historias distintas. Estados Unidos ha seguido siendo un lugar excelente para la industria del petróleo, porque las empresas de fracturación hidráulica han resistido los bajos precios sostenidos del crudo después de una gran caída en 2014. A principios de este mes, la producción de petróleo en EE.UU. llegó a los 11 millones de barriles diarios por primera vez, de acuerdo a estimaciones federales. Fuera de EE.UU., los principales conglomerados y las empresas nacionales de petróleo han disminuido la producción y han dejado de invertir en costosos proyectos costa afuera.

Los precios del crudo alcanzaron un máximo en tres años y medio a principios de este año, cuando el Brent, la referencia global, superó los US$ 80 el barril. Los precios han bajado un poco en las últimas semanas después de una reunión de la OPEP en junio, en la que la entidad y Rusia acordaron aumentar la producción hasta en un millón de barriles diarios, pero han permanecido por sobre los US$ 70 desde abril.

Lorenzo Simonelli, gerente general de Baker Hughes, manifestó que los precios más altos de las materias primas están creando un buen clima para nuevas inversiones en la producción y exploración de petróleo.

“Las personas están empezando a reafirmar sus planes para el próximo año y ya se está escuchando más sobre aumentos de gasto y el avance de proyectos”, indicó Simonelli.

Buenas señales en el mercado

El recuento de plataformas internacionales ha estado fijo hasta ahora este año, pero eso puede estar empezando a cambiar. Kibsgaard informó que la compañía estaba movilizando 90 plataformas de tierra fuera de EE.UU. en conjunto con terceros perforadores, lo que calificó como “sin precedentes”. En otra señal de que la actividad se está acelerando, Baker Hughes manifestó que había recibido su cantidad más grande de pedidos de equipo para yacimientos petrolíferos desde 2015.

El aumento en la actividad se produce cuando crece la preocupación por la oferta debido a la inestabilidad en algunos de los mayores productores de petróleo del mundo y a inquietudes geopolíticas. Ha habido extensas interrupciones de suministro en Venezuela y Libia, y las nuevas sanciones de EE.UU. implican un riesgo para el suministro en Irán.

Amin Nasser, jefe ejecutivo de Saudi Arabian Oil Co., que se conoce ampliamente como Saudi Aramco, le ha pedido a la industria que aumente el gasto en perforación, puesto que sostiene que la industria perdió US$ 1 billón en inversiones durante la caída. Autoridades sauditas han expresado en privado su preocupación por cuanto la falta de inversión pudiera conducir a alzas de precios que generen una disminución a largo plazo en la demanda.

Foco en los proyectos costa afuera

Hasta ahora, la actividad renovada se ha centrado principalmente en los proyectos costa afuera, los que no son tan caros y son más rápidos de completar. Pero, de acuerdo a Kibsgaard, las empresas de perforación costa afuera han empezado a ordenar equipos, anticipándose a un renacimiento en los proyectos en aguas poco profundas. Los proyectos en aguas profundas, los que son enormemente caros, aún no tienen su regreso triunfal, pero van a ser necesarios para satisfacer la futura demanda.

La semana pasada, Schlumberg informó sobre ingresos de US$ 8.300 millones, un aumento del 11% desde el mismo período del año pasado. Los ingresos de su negocio internacional bajaron 1,4% de un año a otro, a US$ 5 mil millones, pero subieron el 4% desde el primer trimestre de 2018. Baker Hughes reportó US$ 5.500 millones en ingresos, un alza del 2% desde el año pasado. Los ingresos internacionales de la compañía fueron de US$ 1.700 millones, un incremento del 8% desde el primer trimestre.

Fuente: economiaynegocios.cl

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *