El Cesar le apuesta a la energía solar, el reciclaje y la agroindustria

El departamento del Cesar sufre cuando llega la época de sequía. A la falta de agua para abastecer a las comunidades y el sector productivo, se suma la reducción de los embalses que deriva usualmente en el racionamiento de energía.

Como alternativa para poder suplir esa necesidad energética en esta región del país decidieron arriesgarse a probar y permitir la implementación de otras fuentes de generación diferentes a las convencionales (hidroeléctricas y carbón). Le apostaron a la energía solar fotovoltaica. 

“Vemos las enormes potencialidades que tiene el Cesar en energía fotovoltaica. Con la llegada de parques solares que vienen construyendo empresas multinacionales, se abre una enorme posibilidad para el país de poder vender paquetes de energía y sustituir los sistemas convencionales. Esto nos genera ahorro y menor impacto al medio ambiente”, indicó Francisco Ovalle, gobernador del Cesar.

El mandatario seccional se refiere al proyecto que viene adelantando la empresa Energy Power en el corregimiento de Cuatro Vientos, municipio de El Paso, que generará 86 megavatios de energía solar para 51 empresas de la región. Esta iniciativa será entregada en diciembre próximo.

“El próximo arrancará en febrero, en el corregimiento de La Loma, en El paso. Además, existe el interés de empresas chinas de montar alrededor de 1,2 megavatios de energía solar, lo que estaría acorde a la meta que tiene el Plan Nacional de Desarrollo del presidente Duque. Todos estos proyectos están alrededor del área de influencia minera del departamento”, apuntó Ovalle.

El funcionario considera que este es un excelente mecanismo para suplir la necesidad energética que hoy tiene en el país.

“Se avecina un fenómeno de El Niño y el nivel de los embalses baja, lo que puede acarrear un racionamiento y a través de esta clase de proyectos se deja de ser tan dependientes de la energía tradicional”, recalcó el burgomaestre en el marco de la quinta edición del foro Hablemos con propiedad sobre minería, organizado por el Grupo Prodeco en Valledupar.

El reciclaje, otra opción 

El gobernador del Cesar también señaló que tiene contemplado la construcción de tres plantas de reciclaje de llantas para poderle dar un mejor tratamiento medio-ambiental y una disposición final a estos elementos.

“La primera quedará ubicada en el corregimiento de La Loma, en el municipio de El Paso, que es en donde más se está generando hoy el mayor volumen de llantas en desuso. Esta iniciativa requiere una inversión de 1.000 millones de pesos“, dijo.

El mandatario informó que las otras dos plantas quedarían situadas en Aguachica y Valledupar. Cada una generará cerca de 42 empleos directos.

“Le estamos solicitando a las tres empresas mineras que están actualmente establecidas en la región que nos apoyen financieramente en estas iniciativas”, mencionó.

Por el rescate de la agroindustria 

¿Qué pasará después de que se acabe la extracción minera?, se pregunta el gobernador del Cesar. Para contestar ese interrogante el mandatario considera indispensable volver a potencializar el sector de la agricultura y la ganadería, a partir de la generación de valor agregado y la industrialización.

“Queremos impulsar los proyectos productivos del sector agropecuario, pues estos nos van a permitir que una vez se vayan cerrando minas a corto, mediano y largo plazo, tengamos la visión de continuar por el que siempre ha sido el principal renglón de la economía de este departamento: la ganadería y la agricultura. Son dos subsectores a los que debemos brindarle todo el acompañamiento”, resaltó.

Ovalle aseveró que mientras la agroindustria brindaba 125.000 empleos, la minería cerca de 17.000 en todo el departamento del Cesar.

A su turno, Carlos Ocampo, secretario de Agricultura departamental, afirmó que desde el 2016 se viene implementando una política de desarrollo agroindustrial a partir de la potencialización de cultivos como la palma, el café y el cacao.

“La ganadería del Cesar le aporta al Producto Interno Bruto del país 1 billón de pesos, distribuidos entre el sector de la leche y el de cárnicos, por eso es tan importante impulsarlo”, explicó el funcionario, quien recalcó que la meta es que el sector agropecuario crezca hasta cuatro veces más.

“Actualmente el 26 por ciento de la población del departamento es rural y la idea es subir ese indicador al 50%, a partir del fortalecimiento del campo. Para tal fin tenemos 10 apuestas (productos) que logramos identificar por su potencialidad. Además, debemos pasar de 90 a 640 mil hectáreas los sistemas de riego”, apuntó.

Por su parte, Yarcely Rangel, alcaldesa de La Jagua, asegura que, a partir del impulso al campo, el turismo y los sectores ganadero y porcícola, su municipio y el Cesar podrían dejar de depender de la minería.

Fuente: sostenibilidad.semana.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *